El lenguaje como instrumento de libertad

En los tiempos que corren se afirma con frecuencia que el lenguaje se está empobreciendo. Y parece que es así. Las encuestas internacionales sobre los niveles de educación inciden en la dificultad de los alumnos de algunos países —entre los que se encuentra España—para entender lo que leen o escuchan y para expresarse correctamente. Se apuntan múltiples razones entre las que los expertos destacan el escaso nivel de lectura y la incidencia de las nuevas tecnologías, proclives a utilizar pocas palabras y muchas de ellas abreviadas.

El gusto por conocer el significado de las palabras, por usar vocablos que permitan introducir matices en la comunicación, por enriquecer el vocabulario, se considera un divertimento de ociosos, cuando no directamente una forma como otra cualquiera de perder el tiempo.

Sin embargo, el ser humano es un ser sociable que se ve obligado a interactuar con otros seres humanos. Esta relación se produce a través del lenguaje y a lo largo de toda la vida. En el seno familiar, donde el vínculo está tan matizado por el amor, la riqueza del lenguaje no es tan importante. Pero en cuanto salimos a la sociedad la conexión con los otros se intensifica y ya no está tan protegida por el sentimiento. En las relaciones sociales se hace especialmente relevante la necesidad de entender lo que escuchamos y expresar lo que queremos decir. En el contacto con los demás la emoción no siempre juega un papel positivo, muy al contrario, a veces enturbia el mensaje, y el uso de las palabras adecuadas se hace más necesario que nunca.

Conocer con precisión lo que se nos dice y analizar adecuadamente los contenidos que nos llegan nos permitirá tomar decisiones informadas. Y el individuo que toma decisiones informadas goza de mayor libertad que el que actúa solo instintivamente. Poder expresar correctamente nuestras opiniones y decisiones, hacernos entender por nuestros interlocutores, nos ayudará a ser más libres. Por eso no podemos entender la riqueza del lenguaje como ejercicio para diletantes. El conocimiento del lenguaje es un auténtico instrumento de libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s