Delincuentes

IMG_0474

Aunque no sea estrictamente necesario, quizás sea oportuno recordar que delincuente es el que comete delitos, y que delito es el quebrantamiento de la ley. En un estado de derecho solo se debe considerar delincuente a aquel que ha sido juzgado y condenado en firme por la violación de la ley.

Es evidente que no todos los delitos tienen la misma gravedad y, en consecuencia, no todos reciben el mismo trato penal ­ni —por parte de la sociedad— el mismo grado de rechazo social. En la mente de todos están aquellos delitos que despiertan en la ciudadanía el más alto grado de escándalo, por lo que no consideramos necesarios abundar en ellos.

Es cierto que la sensibilidad social no siempre va pareja a la intensidad del delito ni al rigor que aplica la ley. En ocasiones la pena impuesta por la justicia se considera insuficiente para el tipo de delito cometido, siendo muy infrecuente que se opine lo contrario.

Pero hay un área donde la sensibilidad social parece ser escasa y ésta es la de los delitos económicos. Si exceptuamos los casos de corrupción de algunos políticos —que sí escandalizan, y mucho, con toda la razón—, los delitos cometidos en esta área por particulares gozan de poca atención y menor repercusión. Empresarios, banqueros, constructores, etc., son condenados por cohecho, soborno, estafa, etc., sin que la sociedad exprese de forma clara su preocupación por ello.

Pero si hay un tipo de delito económico que parece gozar de bula social es el delito fiscal, el que se produce contra toda la comunidad, ya que somos todos los afectados. Artistas, cantantes, deportistas, etc. condenados en firme por delito fiscal —es decir delincuentes— continúan gozando del favor —y a veces del fervor— del público, sin que perciban en ningún momento el rechazo que la sociedad debería expresarles.

Quizás tendríamos que reflexionar sobre este tema, dado que la sociedad de la que hablamos la constituimos usted y yo, entre otros.

5 comentarios en “Delincuentes

  1. En efecto. El defraudador fiscal, por lo general presunto delincuente, ya que solo a veces es cazado y rara vez juzgado, es un personaje que, lejos de ser rechazado por sus conciudadanos, es con mucha frecuencia contemplado como un tío listo o una especie de Robin Hook, que roba a los ricos (Hacienda Pública) para beneficio del pobre (que no es otro que el mismo). Esto no deja de ser expresión de una visión torticera de los ciudadanos respecto a lo que es la Hacienda Publica que, no por mucho que repitan que somos todos, llegan a hacer entender el mensaje a los contribuyentes.
    (Mi enhorabuena por el blog, amigo Eulogio)

    Me gusta

  2. Tienes toda la razón, pero nuestra educación nunca se ha preocupado por inculcarnos la condena de los mismos. Si me apuras, tal vez nos han enseñado lo contrario.

    Me gusta

  3. Totalmente de acuerdo con esta entrada al Blog y con los comentarios hasta ahora aparecidos. Pero me hubiera gustado un paso más que no sé si prudentemente se silencia. Hay un sector, cuyo montante económico no me extrañaría que superara ampliamente a los señalados con nombre y apellidos (empresarios, banqueros, constructores, artistas, deportistas). Me refiero al de los profesionales, con título universitario o sin él, y a la ciudadanía que lo ampara, lo consiente y lo “disfruta”. ¿Te suena lo de “¿Con factura o sin ella?”,o, lo que es lo mismo, “¿Con IVA o sin IVA?” El que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

    Me gusta

  4. Estoy de acuerdo con los comentarios y el blog. EL problema es que quien no defrauda es porque no puede . Si no existieran sanciones quién declararía aun a sabiendas de que debería ser una norma moral y ética de corresponsabilidad con los demás , de solidaridad con los menos favorecidos?. Además en nuestro ámbito todos sabemos que sólo declaramos “unos pocos” porque tenemos controlados hasta el último euro , quien no está tan controlado hace lo que puede por no declarar y le importa bastante poco la solidaridad, ahí está la raíz de la desidia en la condena de los defraudadores, sentimos que todos haríamos lo mismo si pudíéramos y no nos “pillaran”.
    Por otro lado por muchas proclamas que se expresen y muchas ideas que se planteen todos somos intrínsecamente egoístas y , salvo honrosas excepciones merecedoras de “premio Nobel” y de Santidad (según las creeencias y el ámbito civil o eclesiástico), profundamente insolidarios. Todos hablamos racionalmente y nos emocionamos cuando vemos el sufrimiento pero NADIE está dispuesto a hacer nada por los demás, ni cambiar su modo de vida o comodidad (como digo salvo honrosas excepciones , a veces incluso criticadas, pero que nos demuestran nuestras propias verguenzas como seres humanos). Miles de refugiados mueren en nuestras fronteras, millones sufren en condiciones infrahumanas, y sin en alguna ocasión a algún gobierno (da igual la ideología, puede ser el conservador de Merckel) se le ocurre acoger a un número significativo, se arriesga a no ganar más elecciones. Tenemos miedo al otro (mas con los tiempos que corren), pero además esa inseguridad frente al otro, es la perfecta excusa para mantener nuestro ritmo , nivel de vida sin preocuparnos por los demás a no ser los minutos posteriores al telediario.
    Desgraciadamente en este sentido creo TODOS somos un poco delincuentes (o deberíamos serlo), aunque no tengamos sentencia firme ni juicio sumario, o es que no debería ser delito (y de los más graves) ver morir a los demás sin hacer nada???
    Y el problema es que no depende de ideologías o ser mas o menos progresista o conservador en este sentido hay un acuerdo bastante general. “Los demás son peligrosos y encima nos quitan el trabajo….”. idea extendida desde los presuntamente muy progres a los presuntamente muy conservadores (me refiero a las “bases” no a los políticos que hablan pero si se les da la oportunidad hacen exactamente igual en su vida particular independientemente de la ideologia que prediquen, que esas bases )
    Generaciones pasadas a las nuestras fueron más sensibles y solidarias en otros conflictos y guerras, en gran medida por eso existimos nosotros y vivimos asi.

    Me gusta

  5. Yo creo que este fenómeno que tiende a minimizar la importancia de ciertos comportamientos, tiene mucho que ver con el instinto de conservación que puede explicar muchas cosas. Hemos conocido situaciones en las que una persona no es bien tratada por la sociedad (ambiente de trabajo, grupos de amigos…) y muchos tienden (¿tendemos?) en el mejor de los casos a mirar para otro lado o quizá peor, apoyar al maltratador. Insensibilidad para con desigualdades sociales que asumimos como “lógicas” porque, de lo contrario, nos veríamos obligados a actuar y, por tanto, a alterar nuestra vida diaria con la que SÍ hemos hecho un pacto de conservación que mantenemos mas o menos en equilibrio. Nos indignamos y se nos “revuelven las entrañas” con aquello que nos resulta fisicamente distante y sobre lo que no estamos llamados a participar, en cambio no nos indignamos con los delitos fiscales porque nosotros también los cometemos a pequeña escala y forman parte de nuestro “equilibrio personal” por lo que, si nos exigiéramos luchar contra ellos, tendríamos que comenzar por alterar drásticamente nuestro desenvolvimiento diario. Tal vez eso sea lo que justifica que un gobierno corrupto sea reelegido con frecuencia ya que cada uno en su reflexión personal tiende a decir “pues, al menos por el momento, a mi no me va mal”. Afortunadamente esto no es general y, desde luego tiene un límite pero me parece muy probable que algo de esto pase y que no está motivado por una determinada relajación moral sino por un instinto de conservación y supervivencia que es algo mas básico y primitivo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s