Credulidad y respeto de la opinión

Cartuna 01-20187

En un anterior artículo decíamos que en los últimos años estamos asistiendo al renacimiento de la fe en cosas para las que la ciencia ya había dado respuesta. Y que la tecnología había puesto a nuestro alcance datos e informaciones con nuevas cosas en las que creer, con las que saciar nuestra necesidad de creer. Y que estos nuevos crédulos —que no creyentes— estaban sostenidos por la escasa cultura científica de buena parte de la población, que les incapacitaba para discriminar lo verdadero de lo falso.

Estos nuevos crédulos reivindican su derecho a creer en estas cosas, y a que esta creencia sea respetada por sus conciudadanos como cualquier otra creencia. Recurren a las libertades reconocidas en la Constitución para justificar esta petición, ignorando que la Carta Magna reconoce el derecho a expresarse, pero no el de que lo expresado deba ser considerado y respetado por la sociedad.

Muchas de estas nuevas creencias se basan en el concepto acuñado recientemente de verdades paralelas o verdades alternativas —las “fake news” de los anglosajones—. Según estas personas no habría verdades, sino visiones diferentes de la realidad. Y estas visiones han encontrado en las redes sociales una amplísima red de difusión.

Algunos de estos nuevos crédulos dicen que lo de que la tierra sea redonda no es una verdad demostrada por la ciencia. Ellos afirman que nuestro planeta es plano, y esta creencia es seguida por miles de adictos a través de las redes sociales, que difunden la incorporación de nuevos adeptos, así como los datos que —según ellos— confirman esta teoría. El hecho de que esta opinión sea compartida por miles les reafirma en su creencia, convirtiendo a la propia difusión en criterio de autoridad.

Este derecho a creer en lo que a uno le dé la gana no aparece consagrado en ninguna ley. Y algunos creen que existe el derecho a hablar de cualquier tema sin tener ningún conocimiento que avale lo dicho, así como de que dicho discurso falso debe ser respetado, dado que todos somos iguales.

Pero deberíamos recordar que hay quien sabe y quien no sabe, quien tiene razón y quien no la tiene. Y aunque las redes sociales generen la ilusión de que todos los mensajes son igual de importantes porque se emiten en iguales condiciones, sabemos que no es así. El conocimiento es la base de la autoridad y no el grado de difusión.

Un comentario en “Credulidad y respeto de la opinión

  1. Una vez más, mi bloguero favorito -y único, dado que trata de una rama de la cibernética que no trabajo- trata de un tema que le apasiona, como acreditan anteriores entradas al blog como “Creencia y Credulidad”, “Después de la Posverdad”, “Posverdad”, etc…..
    Es evidente que se trata de un tema trascendente, preocupante y de rabiosa actualidad. Basta con traer a colación dos artículos de El País del pasado domingo 11 de Febrero, uno en el cuaderno “Ideas”, de James Harding exdirector de BBC News, cuyo título ilustra suficientemente sobre su contenico: “Se distribuye información falsa a escala industrial”. El otro es un artículo de Opinión de Juan Luis Cebrián “La prensa libre frente a la posverdad”, quien tras constatar la dificultad de discernir entre lo que es verdad y mentira (recordemos que un 60% de los lectores recibe la información a través de dispositivos móviles, teléfonos inteligentes o tabletas), la actividad de organizaciones de todo género dedicados a la desinformación en la Red, la propaganda de rumores infundados, la desprotección de la propiedad industrial, etc…, acaba abogando por la necesidad de una reflexión sobre la forma en que se están configurando las opiniones públicas cuando el liderazgo de la sabiduría ha dado paso a la manipulación, el error o la vulgaridad.
    Por ahí va el contenido del Blog con el que estoy de acuerdo en lo sustancial, en que “hay quien sabe y quien no sabe”, y “quien tiene razón y quien no la tiene”, aunque opino que cada uno es libre de “creer lo que le dé la gana”, allá cada uno, y no es preciso que se trate de un derecho consagrado en la ley porque es una expresión de la libertad de pensamiento, que es inviolable, o lo que es lo mismo, tengo derecho a pensar, aunque esté equivocado (según otros).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s