¿Existe la verdad?

Echium plantagineum L. Viborera de Canarias.00002

En un par de ocasiones, en el pasado, hemos tratado en este blog las denominadas “fake news”—es decir las mentiras —propagadas por las redes sociales. Lo que parecía una curiosidad más se ha convertido en uno de los problemas más serios que tienen en la actualidad las sociedades occidentales.

De la propagación por algún sujeto —las más de las veces malintencionado— de alguna mentira dirigida a denostar a alguien o a algo, se ha pasado a toda una industria de la desinformación donde miles de individuos se encargan de idear mentiras sobre cualquier tema que les parezca útil —social, política o económicamente— a sus promotores, mientras los robots informáticos se encargan de difundirlos masivamente por las redes sociales.

Los mensajes falsos alcanzan a millones de personas, cuya lectura afecta de alguna manera a sus opiniones y/o conciencia. Tras su recepción, estos lectores pasan a su vez a difundirlas, sin haber hecho el más mínimo esfuerzo para confirmar o no la veracidad de la “noticia” recibida. Las mentiras difundidas masivamente están creando una tipología de individuos que se lo creen todo o que, por el contrario, no se creen nada, alterando o anulando en ambos casos su capacidad crítica, la que les permitiría analizar la realidad con una cierta objetividad.

El fenómeno, que esta teniendo enormes repercusiones sociales y políticas —piénsese en su efecto en las elecciones celebradas en los últimos dos años en occidente —alcanza ya proporciones que alarman no solo a los políticos y sociólogos, sino a los propietarios de las referidas redes sociales, que piensan que la actual situación puede afectar a sus propios negocios.

Así Facebook, Twitter, Instagram y otras redes se están planteando la conveniencia de establecer algunos filtros que permitan descubrir las noticias falsas y dificultar o impedir la difusión de estas por sus redes, sea cual sea su origen.

Tim Cook, jefe de Apple, lo ha advertido: “en cierto modo las noticias falsas están matando las mentes de la gente”. Asimismo, advierte de que, en un mundo digital, donde los que ganan son los que obtienen mas clics —no los que dicen la verdad—, se hace necesario realizar un gran esfuerzo educacional para dotar a los individuos de herramientas que les permitan diferenciar lo verdadero de lo falso. Porque, aunque algunos se empeñen en relativizarlo todo, la verdad existe. Igual que la mentira.

Como vemos, esto es un tema serio que afecta a los ciudadanos que intentan ser libres. Deberíamos pensar en ello la próxima vez que recibamos una “noticia” antes de reenviarla a nuestros conocidos.

8 comentarios en “¿Existe la verdad?

  1. Fake news!!, el pobre de Trump siempre lo ha denunciado 😬

    Me gusta

  2. Fake News!!!, el pobre de Donald Trump siempre lo ha denunciado….😬

    Me gusta

  3. Pues si tienes mucha razón, a veces con más frecuencia de la que debía ser se mezclan verdades con falsedades y ya vamos a que cada persona en función a su inteligencia se lo cree o no, y no es solo eso, sino que se lo hace llagar a su amigo que por supuesto no sabemos de su capacidad de juicio con lo cual aglutina gente que vaya usted a saber, con esto entiendo que debido a estas comunicaciones e intercambios de formas de pensar el ser humano está confuso y propenso a ser manipulado.

    Me gusta

  4. Totalmente de acuerdo con las reflexiones de mi bloguero favorito. Lo difícil es discernir y contrastar

    Me gusta

  5. Apabullante verdad. Una gran mayoría de la población de este mundo sostiene su cabeza bajo el prisma de la vida a través de los “likes”.

    Me gusta

  6. Entiendo que la verdad siempre está supeditada a la educación de la persona, a su vedad de las cosas que no suele ser la misma, todo está en función a la educación y preparación del individuo.

    Me gusta

  7. La educación actual que recibimos, pienso que no está preparada para discernir determinadas informaciones muy elaboradas, que luego nos enteramos que son mentiras o engañosas, pero que de entrada por nuestros conocimientos previos y sobretodo por nuestra ideología, somos incapaces de poder filtrar.
    Después de esta premisa, sí que es verdad que hay que hacer un esfuerzo para no reenviar estas posibles informaciones, si tenemos la menor duda sobre su realidad o si no nos hemos molestado en confirmarlo o desmentirlo acudiendo a unas fuentes científicas consensuadas o a unos medios de comunicación de prestigio.
    Muy de acuerdo con este recordatorio de que hay que ser más precavido con todo lo que nos mandan y lo que reenvíamos

    Me gusta

  8. Efectivamente y por desgracia, así es. Ya son bastantes las que recibimos a diario en las redes (WhasApp sobre todo) pero a partir de ahora, en que ya se ha abierto la campaña electoral extraoficial, nos van a bombardear. Veo que ya viste mi comentario en nuestro chat de fotógrafos, pues eso es lo que nos espera. Habrá que preparar las barricadas…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s