Algoritmos

Aunque los algoritmos ya se usaban en el pasado, en los últimos años su utilización se ha generalizado, abarcando todas las facetas de la actividad humana. Mediante algoritmos se toman numerosas decisiones que afectan nuestra vida de una manera cada vez más amplia e importante. 

Pero ¿qué es un algoritmo? De forma muy simplificada un algoritmo es una serie de instrucciones sencillas que se llevan a cabo para solventar un problema. Una definición mas precisa sería «conjunto de reglas que, aplicadas sistemáticamente a unos datos de entrada apropiados, resuelven un problema en un numero finito de pasos elementales».

Hoy los algoritmos se usan —a titulo de ejemplo— para conocer nuestros gustos, aplicar tratamientos médicos o predecir resultados electorales. Y los trabajos en que nos ocupamos los humanos se van sometiendo progresivamente a algoritmos: las tareas a realizar se convierten en algoritmos y estos permiten automatizar el trabajo. Las únicas tareas que —por ahora— no pueden ser objeto de algoritmos son las relacionadas con la creatividad y las emociones humanas.

Los seres humanos llevamos siglos usando esta forma de proceder. Pero la llegada de los ordenadores ha facilitado enormemente su desarrollo. Recordando la definición que dábamos en el segundo párrafo, estas máquinas pueden procesar una enorme cantidad de datos de entrada y realizar una ingente cantidad de operaciones en fracciones de segundo. Solo hay que decidir adecuadamente las reglas a aplicar a los datos que le proporcionamos. Este matrimonio entre algoritmos y ordenadores es lo que está cambiando el mundo.

Pero los algoritmos no son entes autónomos, sino que detrás hay personas. Y son solo unas pocas de ellas —los directivos de las empresas— las que deciden cuales son los problemas que nos afectan y que reglas se van a seguir para solventarlos. Y los que aplican estas decisiones son los programadores, que transforman estas decisiones en un conjunto de instrucciones, que las máquinas puedan entender.

El poder de los programadores e ingenieros informáticos es tal, que algunos han decidido desarrollar un código ético para evitar parte de los problemas que pueda acarrear la tecnología. Dado su papel en el desarrollo de los programas informáticos, los ingenieros y programadores tienen numerosas oportunidades para generar beneficio o provocar daño a los demás. O para permitir o influenciar a otros para causar beneficio o generar daño.

Así, en la actualidad, debemos ser conscientes de que la información que recibimos cuando hacemos una búsqueda en internet, el recorrido a seguir hasta llegar a nuestro destino, cual es el hotel que nos conviene reservar, o que productos nos interesaría comprar, todo ello son decisiones tomadas por algoritmos, que a su vez se basan en algoritmos que —previamente— han analizado nuestro comportamiento para conocer lo que nos debe interesar.

Tremendo el poder que algunas personas han logrado alcanzar. Nunca tan pocos controlaron a tantos, y de forma tan intensa.

4 comentarios en “Algoritmos

  1. JuanDepunto

    Muy completa y científica descrpción, aunque no esté del todo de acuerdo en que no se puedan aplicar a la creatividad o a las emociones humanas. Creo que sí se puede, aunque dada la enorme (pero no infinita) variabilidad de éstas, sea algo más complejo que una simple elección de hotel.

    Me gusta

Responder a Marco Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s