Trabajadores esenciales

Asteroidea

En 2017 publicamos un articulo titulado Meritocracia. En él hablábamos de la dificultad de definir lo que consideramos mérito y de la necesidad de consensuar las cualidades que deben poseer aquellas personas a las que la sociedad les concede el mayor valor social.

Siendo esto así, parece que no hay acuerdo en definir lo que es valor social y se tiende a equipararlo a valor económico. La globalización, el pensamiento neoliberal y la tecnocracia se han aliado para que la mayoría de los ciudadanos valoren más a aquellos que alcanzan las mayores retribuciones. Y esas personas y actividades logran las mayores retribuciones porque los ciudadanos le dan el mayor valor a la labor que realizan. 

Así, para la mayoría, una persona, un colectivo, una profesión, tiene mayor valor social si gana mucho dinero, si tienen gran valor económico. Empresarios, ejecutivos, artistas, deportistas, “famosos” de todo tipo, gozan de mayor valoración social porque sus ingresos son altos. La mayoría de los trabajos —y los ciudadanos que los desarrollan— quedan en un plano muy inferior porque su nivel económico es medio o bajo.

Si se preguntara a cualquier ciudadano cual debe ser la primera preocupación de nuestros gobernantes, muy probablemente la mayoría contestaría que la consecución del bien común. Pero el bien común es el beneficio para la sociedad en su conjunto, no solo para algunos individuos. El bien común es el valor social, y la mayoría —si no todos— de los que ocupan los niveles más altos de valoración por la sociedad no suelen tener como ocupación fundamental alcanzar el bien común.

En este largo tiempo de pandemia hemos visto que, para sobrevivir como colectividad, la mayoría de los roles más valorados por la sociedad no nos han servido de mucho. Sin personal sanitario, trabajadores industriales, agricultores, repartidores, mozos de almacén, dependientes, camioneros, y un largo etcétera de personas que han seguido trabajando a pesar del grave riesgo que corrían, nuestra vida hubiera sido muy difícil y todo el país se hubiera paralizado. 

Es paradójico que estas personas, habitualmente poco valoradas por la sociedad, y que no suelen estar bien pagados, ahora ha resultado que son trabajadores esenciales.

Quizás deberíamos reflexionar sobre nuestra escala de valores.

Arvejón. Lathyrus clymenum

Un comentario en “Trabajadores esenciales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s