Educación en 2021

Granado. Punica granatum

En los últimos años hay una cierta preocupación en la comunicad educativa acerca de la calidad y el tipo de educación que se imparte en las aulas españolas.

El denominado informe PISA, organizado por la OCDE, mide periódicamente los conocimientos en matemáticas, ciencias y lectura de los alumnos de 15 años.  Discutible como muchos sistemas de medición social, es evidente que sus resultados se valoran por más de 60 países como indicadores de la calidad de la educación que reciben los alumnos y de su nivel de aprendizaje.

Por parte de las autoridades administrativas se están proponiendo reformas que permitan mejorar los resultados obtenidos por España, y ante estas propuestas se alzan voces que expresan la preocupación por estos cambios.

Con respecto a los cambios a realizar, algunos expertos educativos postulan que los conocimientos no son verdaderamente importantes y que lo único que necesitan los estudiantes es desarrollar todas las habilidades emocionales que les permitan ser empáticos, receptivos y solidarios. Lo importante es la habilidad y la predisposición, y la memoria —en opinión de estos expertos— sirve de poco, al igual que la lectura.

Otros se inclinan por afirmar que los conocimientos son imprescindibles para poder producir nuevos conocimientos y, por tanto, que cuantos más conocimientos tengan los alumnos —científicos, humanísticos, técnicos— mas capacidad tendrán de crear conocimientos novedosos.

Andreas Schleiter, padre del informe PISA, es Director para la Educación y Habilidades y Consejero Especial para Políticas Educativas del Secretario General de la OCDE en París. Este experto, en sus sugerencias para España ante la reforma educativa, piensa que hay que pasar de un modelo basado en saber repetir contenidos a otro en que los alumnos den sentido a lo que saben y sepan aplicar sus conocimientos.

Para Schleicher los alumnos deben aprender menos cosas, pero de manera más profunda. Según él, el mayor éxito de la escuela es dar a los jóvenes estrategias y actitudes para que cada día puedan aprender, y puedan también desaprender y reaprender cuando el contexto cambie.

 Estos cambios están afectando al profesorado y a los padres de los alumnos. Algunos de los primeros muestran su temor a nuevas formas y conceptos a los que no están acostumbrados y para los que no se sienten formados. Muchos padres se muestran inquietos porque sus hijos van a dejar de aprender lo que solía ser importante para ellos, y ven que empiezan a aprender cosas que ya no entienden.

Es evidente que el mundo en el que vivimos está cambiando, y a gran velocidad. Educar en este entorno cambiante no es tarea fácil. Esperemos que esta aparente contradicción entre conocimientos y habilidades se resuelva en la adecuada síntesis.

Granado. Punica granatum

Un comentario en “Educación en 2021

  1. JuanDepunto

    Estoy harto de los autotitulados expertos en educación. Bien harían en ponerse a generar evidencias educativas y dejarse de opinar sin más fundamento de el yo creo que. Hace falta ya pasar a una educación basada en evidencias y no en opiniones, generalmente partidistas.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s